Nacho Vegas

Nacho Vegas nace en Xixón en 1974, lugar en el que comienza su periplo musical y donde sigue residiendo actualmente. Músico y escritor, durante sus más de veinte años de trayectoria profesional se ha convertido en una de las voces más respetadas en el ámbito de la música popular en España y América Latina. Atrevida en lo íntimo y certera en lo social, la pluma de Nacho Vegas ha demostrado en todo momento estar comprometida tanto con lo individual como con lo comunitario. Sus melodías, luminosas y orgánicas, cargadas de belleza, introspección y espíritu crítico y combativo, han conseguido instalarse en el imaginario musical colectivo hasta convertirlo en uno de los grandes referentes de la canción de autor y la música independiente.

A principios de los noventa comienza siendo integrante de bandas como Eliminator Jr o Manta Ray, convirtiéndose en figura clave del movimiento alternativo conocido como «Xixón Sound». Desde su paso por estos grupos y, sobre todo, con su posterior recorrido en solitario, Nacho Vegas revela en su diálogo interno un arma poderosa y un personal grito de guerra, dejando una amplia discografía repleta de referencias imprescindibles para entender la música independiente en nuestro país, con álbumes memorables como Actos inexplicables (2001) o Resituación (2014), pasando por Cajas de música difíciles de parar (2003), Desaparezca aquí (2005), El manifiesto desastre (2008), La zona sucia (2011) y numerosos singles y EP, hasta el ambicioso doble álbum Violética (2018).

Paralelamente a su trabajo en solitario, ha colaborado con multitud de artistas, entre los que destacan Enrique Bunbury o Christina Rosenvinge, junto a quienes publicó sendos álbumes. Además, ha trabajado con nombres asturianos como Xel Pereda  bajo el nombre de Lucas 15 en su hasta ahora único álbum homónimo, recuperando el folclore de su tierra y poniéndolo en valor, labor que también ocupa un lugar importante en su discografía.

En 2020, el antológico Oro, salitre y carbón (diez años de marxophonismo, 2011 – 2020), sirvió para cerrar una importante etapa para Vegas, en la que durante los últimos diez años publicó con su propia plataforma de autoedición, Marxophone. Iniciando una nueva andadura de la mano del sello Oso Polita, Oro, salitre y carbón fue un gran broche para esa década, recopilando rarezas, EP, canciones inéditas y versiones en directo, combinando las dos lenguas en las que ha venido cantando -castellano y asturiano- que servían de punto y seguido en la carrera del músico.

Este fértil recorrido continúa con su nuevo disco, publicado en enero de 2022: Mundos inmóviles derrumbándose,  un reducto de intimidad y ternura en tiempos oscuros, concebido desde la fragilidad  pero  también  desde  la  crítica y el compromiso social. Con este último trabajo, el músico se abre en canal en cada canción, haciendo accesible, una vez más, un mundo interior complejo y lleno de sensibilidad, con un compromiso difícil de encontrar en la música actual, reinventándose en pleno siglo XXI con un sonido que emerge lleno de luz y de vida.

Más allá de su faceta como músico, Nacho Vegas ha encontrado también en la literatura un medio para expresar su voz como narrador y poeta. Además de diversas colaboraciones, ha publicado dos libros: Política de hechos consumados (2004; reedición ampliada en 2006) y Reanudación de las hostilidades (Espasa, 2017), ambos centrados en el relato y la poesía. En ellos, el escritor transita desde lo literario por temas como el amor y sus batallas perdidas, el encuentro y la pérdida y, de nuevo, esa intimidad compartida que nos acerca a la versión más sincera y humana del artista.

Nacho Vegas ha asociado su trabajo en la música con un activismo político militante  desde el que ha apoyado y acompañado diversos movimientos sociales (ecofeministas, antirracistas, antifascistas o por el derecho a la vivienda) y sindicales, así como a mostrarse férreo en la defensa de los espacios comunitarios inclusivos autogestionados y en la denuncia de la represión del Estado Español que ha llevado a varios compañeros y compañeras de profesión a ser perseguidos judicialmente y a sufrir condenas que les han supuesto la prisión o el exilio. Actualmente milita en Anticapitalistes Asturies.

El camino trazado por el autor deja una huella imprescindible en el panorama musical actual, convirtiéndolo en un artista de referencia para un público mayoritario y transversal. Tras veinte años de carrera, este corpus artístico sitúa en 2022 a Nacho Vegas en un lugar difícil de etiquetar pero indudablemente sólido en lo que a personalidad, estilo y singularidad se refiere, consiguiendo afianzar a un público de varias generaciones para las que el artista y su obra forman parte de una educación sentimental y musical irremplazable.