5 trucos para superar el pánico escénico en cantantes y músicos

Independientemente de lo bien que canten los grupos y lo fenomenal que afinen los cantantes por los que nos desvivimos en los conciertos, el pánico escénico es algo a lo que no pocos intérpretes tienen que enfrentarse a lo largo de su carrera.

No importa la calidad de la música, ni el estilo o la procedencia de quienes lo sufren, el pánico escénico ha sido algo constante en la historia de la música y el mundo del espectáculo en general.

“Me acabo de marcar un Pastora Soler”, bromeaba Joaquín Sabina en una de las varias ocasiones en la que estos fantasmas han provocado que abandonara el escenario para no volver por lo menos hasta pasado un tiempo…

Y no, con esto del miedo escénico en músicos no nos referimos a nada que tenga que ver con la canción de los Smiths, Panic, ni con el grupo de Las Vegas Panic! at the disco.

Nos referimos a un estado de ansiedad que provoca que los músicos y cantantes dejen de creer en su profesionalidad y en lo que están haciendo (música), justo en el momento en el que tienen que estar lo más atentos posible a su actuación sobre el escenario. “Dejar de creer en ti mismo”, que dicen los expertos.

Hay falsos mitos sobre esta peculiar ansiedad escénica, como lo de que los buenos músicos no la padecen o que es algo que se pasa con los años, según va avanzando su carrera musical. Todo mentira.

Tampoco es verdad que los niños no la padezcan o que sea más reducida cuando el músico se encuentra integrado en una orquesta junto a una treintena de compañeros que tocan otros instrumentos y pasa más desapercibido.

Todo eso es falso, pues el miedo escénico puede aparecer sin previo aviso y en cualquier momento.

Conocidos son los casos de Adele, que tuvo que recurrir a la hipnosis para superar esta ansiedad escénica cuando actuó en la ceremonia de los Oscar de 2013, o el de los cantantes Alejandro Sanz, Barbara Streisand y Robbie Williams, entre otros. También lo han sufrido grandes intérpretes como Axl Rose –líder de Guns N’ Roses- o el mismísimo Jacques Brel.

Pero no solo es propio del mundo de la música, también hay casos conocidos en el mundo del cine, como los de las actrices Scartelt Johansson o la mismísima Marilyn Monroe.

5 trucos para superar el pánico escénico

Como es algo que podría afectarnos a todos, aquí te damos cinco pequeños trucos que sirven de ayuda para superar el pánico escénico. Son cinco recomendaciones que pueden ayudarte y mucho;

Pensar en lo que el futuro puede ofrecerte con el éxito

Muchas veces, visualizar nuestra carrera en el estrellato y pensar en todo lo que podemos conseguir si lo hacemos perfecto, nos ayuda a relajarnos. Pensar en que esto de la carrera musical es también una carrera de fondo, nos ayuda a ver las cosas de forma más precisa.

Que los árboles nos dejen ver el bosque, que seamos capaces de ver que un único momento no va a afectar a todo lo que llevamos ya hecho, nos ayudará a relajarnos y actuar con mucha más naturalidad.

Estar en forma nos puede ayudar

Hacer ejercicio, running, deporte… o simplemente salir a pasear. ¿Jugar al tenis con los amigos o quedarse en el sofá viendo el partido? La respuesta correcta es la primera.

En realidad, cualquier actividad que implique hacer algo físico es más que recomendable para que la ansiedad escénica en músicos no se apodere de nosotros cuando estamos sobre las tablas.

Respiración controlada y diafragmática

Las técnicas de respiración son unas grandes amigas para este tipo de casos, algo parecido a lo que te decían de pequeño cuando te ponías con los nervios a flor de piel cuando no te dejaban hacer lo que más te gustaba: respira hondo diez veces antes de enfurecer.

La respiración diafragmática consiste en hacerlo llenando de aire el estómago y no solo los pulmones. Este proceso de respiración, mucho más profunda y pautada, nos va ayudar -y mucho- a estar más tranquilos en la vida en general y también encima de un escenario.

Ser más emocionales

Pensar mucho más en lo que va asociado a los sentimientos y a las emociones. Un consejo fetén es reflexionar sobre lo que queremos transmitir cuando estamos cantando o cuando tocamos un instrumento.

¿Qué emociones queremos comunicar? ¿Qué sentimientos queremos hacer llegar? Depende de si es rabia, sosiego, paz o furia…lo que se dice meterse en el papel. Esta idea hará que dejemos de ser un poco nosotros mismos para que los nervios no nos traicionen.

Práctica, práctica y más práctica.

Ideas como hacer mogollón de conciertos, desde el parque del barrio hasta llenar estadios. Aunque el éxito no está garantizado ni para el nuevo lanzamiento discográfico de las grandes estrellas que llevan décadas en esto, preparar y memorizar bien las letras de las canciones, hacer giras por todas las provincias y decir que sí a todos los bolos que nos salgan aunque sean en residencias de ancianos son buenos consejos, pues de esa manera estaremos listos para triunfar sea donde sea.

¿Y a vosotros? ¿Se os ocurren más ideas para superar la ansiedad y el pánico escénicos? ¡Podéis comentar!