Diez lugares increíbles para disfrutar de un concierto

Bares, discotecas, teatros, salas dedicadas exclusivamente a conciertos…Todos ellos son los lugares más típicos para disfrutar de la música en vivo. Pero hoy salimos de nuestra zona de confort, nos tomamos un respiro y nos lanzamos a festivales, playas y cruceros. La lista de sitios ‘insospechados’ para conciertos es abierta; nosotros recogemos diez escenarios atípicos. Como siempre, te invitamos a comentar las propuestas con tus comentarios e ideas.

1) Una casa, que no un casamiento

¿Qué mejor sitio para disfrutar de la música íntima que en casa? ¿Puede hacer la mesa del comedor de escenario? Organizar conciertos en el salón es una idea más que excitante, y puede que las canciones queden resonando en las paredes de tu casa para siempre.

2) El monstruo del lago

Un lago, y en el centro, un escenario. Parece mentira, pero esto es real y ocurre todos los años en el festival Pirineos Sur, una propuesta fresquita para huir del calor en los findes de julio. Así que apuntad las fechas en vuestras agendas para el próximo 2020.

3) Noche en el museo

Quien piense que un museo es un lugar donde no ‘se mueve’ nada… se equivoca. Fíjate si no en ciclos como “A las veinte cero cero” del Museo Cerralbo o en lo que ha pasado recientemente en el Museo del Prado de Madrid.

4) Pasar por vicaría

Tranqui, tranqui, que no nos referimos a que te tengas que casar ni mucho menos, pero ¿sabías que en Bilbao hay una iglesia donde puedes escuchar rock, pop y música indie? Por supuesto nos referimos a Bilborock, lugar antes conocido por el nombre de Iglesia de la Merced.

5) By the plane

La cosa está muy mal. Tan mal que los músicos muchas veces se ven en apuros y deben solucionar sus problemas como mejor saben hacerlo: trabajando. ¿Qué me dices de este violinista que hace todo lo que puede a cambio de un poco de espacio?

6) Barco, trenes y otros medios de transporte

Ya hemos hablado de aviones, pero también se han dado conciertos en barcos y otros medios de transporte. Las largas noches con la orquesta del crucero, ese transiberiano musical o, ¿por qué no? Música en directo dentro de un coche si tu prima toca el ukelele.

7) La azotea de mi vida

Obviamente los pioneros fueron también los más innovadores, y como es bien sabido, los Beatles dieron su último concierto como banda en lo alto de un edificio. Las imágenes hablan -y suenan- por sí mismas:

8) Frío en cualquier época del año

La música debe ser comprometida, por eso no es de extrañar que Ludovico Einaudi diera hace un par de años un concierto en el glaciar Wahlenbergbreen en Noruega. Las imágenes son A-LU-CI-NAN-TES.

9) Calor en invierno

Igual que en verano preferimos el fresqui del aire acondicionado, el largo invierno nórdico es el lugar adecuado para organizar conciertos y saraos en lugares calentitos. En países como Finlandia o Suecia, se organizan este tipo de conciertos a los que hay que entrar con toalla. Flipa.

10) Playa y camping

Son de sobra conocidos los escenarios en la playa que nos traen algunos festivales –no, no nos referimos al festival-fiasco Fyre, sino a otros como el Arenal o el FIB, donde la playita es clave-. Para innovar un poco, también hay espacio para escenarios en piscinas y campings, como en algunas ediciones del Contempopránea o el Sonorama Ribera, en Aranda de Duero, el festival donde acaban de arrasar nuestros queridos Venturi.